Publicaciones

Banner Revista

Año 2021 - Nº 1

Cirugía plástica mamaria en adolescentes

Breast plastic surgery in adolescents

Artículo de Revisión
Dr. Luciano Cassab1

1 Jefe de Sección Mastología del Servicio de Ginecología
y Mastología del Hospital Prof. Dr. César Milstein.
Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología

Resumen

La adolescencia transita con incertidumbre en muchos aspectos, entre ellos la distorsión de la imagen corporal. El desarrollo puberal, la formación de identidad y el surgimiento de la sexualidad, marcan el camino del desarrollo psíquico, físico y social que se instala en el adolescente marcando su futuro hacia la edad adulta. Muchas veces el tamaño de las mamas en chicas adolescentes no es aceptado, creando situaciones de baja autoestima, inseguridad o molestias físicas. En un marco psicológico estable y entorno familiar favorable, las adolescentes pueden elegir la realización de cirugías plásticas que moldeen su cuerpo en casos límites, mejorando su imagen corporal que perturba su condición física y social.

Palabras claves: mastoplastia adolescente, hipertrofia glandular mamaria, hipotrofia mamaria, asimetría mamaria

Summary

Adolescence goes through uncertainty in many aspects, including the distortion of body image. Pubertal development, identity formation and the emergence of sexuality, mark the path of psychic, physical and social development that is installed in the adolescent, marking their future towards adulthood. Many times the size of the breasts in adolescent girls is not accepted, creating situations of low self-esteem, insecurity or physical discomfort. In a stable psychological framework and a favorable family environment, adolescents can choose to perform plastic surgeries that shape their body in extreme cases, improving their body image that disturbs their physical and social condition.

Key words: adolescent mastoplasty, mammary glandular hypertrophy, breast hypertrophy, breast hypotrophy, breast asymmetry

Objetivo

Dirimir el momento adecuado en que una adolescente puede modificar su imagen corporal durante la etapa de crecimiento. ¿Existe un momento óptimo?

Introducción:

A las dudas propias de la adolescencia, en algunos casos se suma la distorsión de la imagen corporal, el deseo de tener mamas más grandes, o verlas demasiado desarrolladas, o simplemente no sentirse a gusto con su imagen.

Una mama voluminosa puede ser un motivo de orgullo o felicidad para muchas adolescentes, pero si su tamaño es exagerado o simplemente no es bien aceptado, pasa entonces a ser motivo de inseguridad, baja autoestima, o de importantes molestias físicas. Esto dependerá de varios factores, para empezar la altura, pues no es lo mismo en una joven con talla alta que en una con talla baja. La primera puede estar feliz y lucirlo orgullosa y la segunda tal vez hasta rehúya de fiestas y actividades deportivas. También depende de la edad en que comenzó a desarrollarse su mama y el ritmo de crecimiento, pues no se acepta igual una mama grande con 11-12 años que con 15 años. También es una cuestión de volumen y peso, pues una hipertrofia moderada puede tolerarse, pero no una gigantomastia, o una auténtica hipertrofia virginal, que es un crecimiento exagerado tras la menarca. En cuanto a la hipomastia, mamas pequeñas o infantiles, es una de las principales consultas, aunque más tardía que las de desarrollo aumentado.

Desarrollo mamario

El desarrollo de la glándula mamaria comienza a partir de la 5ta semana de gestación, a través del ectodermo a lo largo de la línea axilar anterior que se extiende desde la axila a la ingle. Luego esta línea retrograda para concentrarse en el 4to o 5to espacio intercostal, lugar donde se desarrollará la glándula definitivamente entre la 4ta y 6ta semana.

Luego crecerá y se desarrollará hasta el nacimiento que es igual en ambos sexos.

El inicio del crecimiento de la mama se da entre los 8 y 12 años, en este momento la mama se va llenando de grasa y se desarrolla el estroma y los conductos, por acción de los estrógenos y los lobulillos y alvéolos por acción de la progesterona. El desarrollo continuará hasta los 16 o 18 años cambiando de diferentes etapas según lo descripto por Tanner. (1)

Momento de la cirugía

La imagen corporal, definida como las percepciones y actitudes hacia la propia apariencia física, es el mayor contribuyente a la autoestima y el auto concepto entre las niñas y adolescentes. La adolescencia es un momento clave en el desarrollo de la imagen corporal debido a los desafíos normativos del desarrollo que influyen y están influenciados por esta, como el desarrollo puberal, la formación de la identidad y el surgimiento de la sexualidad. La imagen corporal puede motivar muchas conductas de superación personal, como la dieta, el ejercicio y la cirugía plástica. Entre las pacientes adultas de cirugía estética, los estudios han documentado una mayor insatisfacción con la imagen corporal antes de la cirugía y mejoras en su imagen los dos primeros años posoperatorios.

Se sabe mucho menos sobre las preocupaciones sobre la imagen corporal entre las adolescentes de cirugía plástica. En uno de los pocos estudios de adolescentes de cirugía plástica, las adolescentes informaron una mayor insatisfacción con la imagen corporal por lo que deseaban el tratamiento. Se consideró que la mayoría estaban psicológicamente sanas y manifestaron satisfacción posoperatoria con su apariencia y mejoría y autoconfianza. Por lo tanto, existe evidencia preliminar que sugiere que las adolescentes son similares a las adultas en el sentido de que la mayoría parece estar psicológicamente apropiadas para la cirugía y pueden experimentar un beneficio psicológico postoperatorio. No obstante, la cirugía plástica puede no ser la apropiada para todas las adolescentes que la solicitan, y existen algunas cuestiones importantes de desarrollo, legales y éticas relacionadas con las poblaciones de cirugía plástica de adolescentes que requieren una consideración cuidadosa (2).

Hipertrofia glandular o gigantomastia

La adaptación social es dificultosa cuando una adolescente presenta mamas excesivamente grandes. El cuerpo está cambiando permanentemente y está tratando de definirse, cuando encuentra problemas al vestirse, al realizar ejercicios, o estar en una piscina o playa.

La no aceptación del propio cuerpo o el miedo al rechazo tienen un impacto muy negativo, y es que hay casos en que hay que tener una personalidad muy fuerte para superar todo esto, pudiendo empeorar su calidad de vida.

Además de la connotación estética, también acarrea problemas funcionales, el peso de las mamas tracciona y deforma la columna y los hombros hacia adelante, a lo que se añaden las extrañas posiciones que adoptan para disimular las mamas al andar, al sentarse en clase adoptando una viciosa postura que de no corregirse, provocará en el futuro precoces problemas articulares.

Las pacientes con hipertrofia mamaria tienen el doble de riesgo de desórdenes alimentarios respecto a adolescentes con un volumen mamario normal. Casi 2/3 de ellas tienen sobrepeso siendo este el motivo del aumento del volumen mamario. Desde la niñez se debe tener en cuenta una conducta alimentaria adecuada para no llegar con sobrepeso a la adolescencia y evitar tener que pasar por situaciones angustiantes y desmotivadoras para llegar a un peso normal. Mala calidad de vida, dificultad para la interacción social, baja autoestima, síntomas físicos y funcionales, trastornos alimentarios por lo que no siempre es bueno esperar a una edad adulta para la cirugía.

Tres años después de la menarca, la mama solo crecerá y aumenta en forma exagerada el índice de masa corporal. En casos extremos, los 16 años es el momento adecuado para realizar una mastoplastía reductora, no siendo necesario esperar hasta los 18, si el caso lo amerita (3).

Complicaciones

Una importante reducción mamaria lleva 3 horas de quirófano en manos especializadas, y entre los efectos colaterales o complicaciones están las infecciones, dehiscencia de heridas, cicatrización difícil o hipertrófica, pérdida parcial de sensibilidad en las areolas, dificultad para la lactancia, asimetrías o mal resultado cosmético.

Hipomastia

Aproximadamente 8.000 mujeres jóvenes de 13 a 19 años se sometieron a un aumento de mamas en 2011, lo que representa el 3% de las 307.000 mujeres que se sometieron al procedimiento en el mismo año. Las cirugías se realizaron igual pese a la no recomendación de la FDA del uso de implantes mamarios en adolescentes menores de 18 años debido a que es posible que aún no hayan terminado su desarrollo físico o tengan la madurez emocional para manejar los resultados físicos y psicológicos de la cirugía. Por razones similares, la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (ASPS, por sus siglas en inglés) no respalda el uso de implantes mamarios con fines cosméticos en adolescentes menores de 18 años. A pesar de estas recomendaciones, es posible que los cirujanos realicen un aumento de senos cosmético en pacientes menores de 18 años con el consentimiento de los padres como una indicación no autorizada. Los implantes mamarios también se pueden utilizar para corregir deformidades mamarias congénitas o adquiridas.

Los implantes se adecuarán al cuerpo de cada adolescente, siendo colocados por detrás del musculo pectoral cuando las mamas son muy pequeñas o por delante cuando solo el aumento del volumen es la causa de la reparación.

Después de la operación, la gran mayoría de las mujeres parecen estar satisfechas con el resultado del aumento y hay alguna evidencia de mejoras en la autoestima y síntomas depresivos. Las mujeres que se someten a una mastoplastia de aumento de mamas también informan mejoras en su imagen corporal postoperatoria. Sin embargo, estas mejoras pueden verse atenuadas por la aparición de una complicación, que ocurre en el 24 al 31% de los pacientes (4).

Asimetrías o corrección de deformidades

Las pacientes con asimetrías de desarrollo pueden utilizar implantes luego de haber alcanzado el desarrollo glandular. Muchas veces se puede corregir la falta de relleno a través de la lipotransferencia de grasa dadora de las zonas laterales del cuerpo, muslos y abdomen. Otras veces se requiere una combinación de técnicas para alcanzar un mejor resultado cosmético.

Discusión

Según la ASPS, en 2011 se realizaron más de 76.000 procedimientos quirúrgicos cosméticos en adolescentes de 13 a 19 años, lo que representa el 5% de todos los procedimientos quirúrgicos cosméticos realizados en los Estados Unidos ese año. La cirugía de aumento y la reducción de mamas se encontraban entre los cinco procedimientos principales realizados en adolescentes (5). Los cirujanos y los profesionales de la salud mental han estado interesados ​​durante mucho tiempo en las características psicológicas y los resultados psicosociales de las adultas que se someten a cirugía plástica, lo que ha llevado a un resultado relativamente bueno. En contraste, ha habido muy poca investigación sobre las características psicológicas de las adolescentes que buscan cirugía plástica y, de manera similar, poca consideración sobre la idoneidad de realizar estos procedimientos en individuos cuyos cuerpos e imágenes corporales aún se encuentran en evidente desarrollo.

Esta Sociedad publicó también datos que muestran que el número de cirugías cosméticas realizadas en adolescentes ha disminuido progresivamente a lo largo de los años, en contraste con los informes de los medios que sugieren lo contrario. ASPS informó que hubo 220.077 procedimientos en 2002 que representan el 3,2% del total; en 2006 se realizaron 178.041 que representan el 1,6% del total; en 2011 se realizaron 131.877 que representan el 1,4% del total y en 2012 se realizaron 130.502 procedimientos que representan el 1,3% del total. [4] Las estadísticas de la American Society for Aesthetic Plastic Surgery (ASAPS) muestran que el número de procedimientos de lipoplastia ha disminuido de 2.504 en 1997 a 2.253 en 2012, mientras que se realizaron 3.576 procedimientos de aumento de senos en mujeres menores de 18 años, un 1,1% del número total de procedimientos de aumento. Los motivos de la cirugía fueron: 52% aumento bilateral; 15% de asimetría severa; 12% síndrome de Poland (ausencia congénita de mama); 10% deformidad tubular de la mama; 9% de micromastia congénita (subdesarrollo severo); 2% Otros (6).

Aspectos Legales y Éticos

La adolescencia es una etapa del desarrollo caracterizada por significativos cambios físicos, psicológicos, cognitivos y sociales, que resultan en vulnerabilidades a las influencias de los compañeros y a las fluctuaciones de la imagen corporal. Aunque los adolescentes están experimentando una autonomía emergente en una variedad de áreas, todavía dependen típicamente de sus padres o tutores para el apoyo físico, emocional y financiero. Además, se sabe que la adolescencia es una etapa en la que las personas a menudo se involucran en comportamientos de riesgo, tabaco, drogas y alcohol y pueden tener dificultades para apreciar las consecuencias a largo plazo del comportamiento como, por ejemplo, el tener relaciones sexuales sin protección que puede conducir a una infección de transmisión sexual o un embarazo. De hecho, los estudios sobre el desarrollo del cerebro indican que las regiones del cerebro en la corteza prefrontal que son responsables de inhibir el comportamiento de riesgo no se desarrollan por completo hasta principios o mediados de los 20 años. También es notable que muchos trastornos psiquiátricos, por ejemplo, trastornos del estado de ánimo y psicóticos a menudo surgen durante la adolescencia. Todos estos problemas pueden afectar y limitar potencialmente la capacidad de un adolescente para tomar una decisión informada sobre la cirugía plástica y apreciar con precisión los riesgos y beneficios a corto y largo plazo de estos procedimientos. Debido a esto, las pacientes menores de 18 no pueden firmar el consentimiento de la cirugía y deberían ser acompañadas por sus padres o tutores (7).

Las adolescentes de cirugía de mama tienen vulnerabilidades específicas que requieren una consideración cuidadosa de la madurez física, psicológica y cognitiva. Los cirujanos que acceden a tratarlas deben tener en cuenta las consideraciones legales y éticas relacionadas con esta población de pacientes, no solo para maximizar sus beneficios, sino también para reducir la probabilidad de demandas y la insatisfacción de la paciente con los resultados posoperatorios.

La cirugía plástica debe recomendarse solo para aquellas adolescentes que son psicológicamente estables, capaces de participar reflexivamente en el proceso de toma de decisiones de la cirugía y que tienen expectativas y motivaciones realistas.

Consentimiento informado

Se debe informar a las adolescentes sobre el procedimiento y sus riesgos de manera comprensible, darles tiempo suficiente para hacer preguntas y no ser sometidas a presiones indebidas para realizar la consulta o decisión sobre un procedimiento. Las adolescentes, así como sus padres/tutores que consientan, deben poder articular una comprensión básica de cómo se realizará el procedimiento, qué implicará la recuperación (por ejemplo, duración de la estadía en el hospital, tiempo libre de la escuela o actividades), riesgos y tasas de complicaciones (8).

También se deben discutir las alternativas a la cirugía, incluyendo retrasar el momento hasta que la madurez física sea completa. Para los procedimientos mamarios, en particular los que involucran implantes, las adolescentes y sus familias deben ser conscientes de la posibilidad de complicaciones posoperatorias (por ej. cicatrización, contractura capsular), así como los posibles efectos a largo plazo de los implantes mamarios, incluidos los relacionados con la sensación, el embarazo, lactancia, cambio de peso y detección de cáncer de mama. Otra información para brindar es la necesidad de reemplazar los implantes a lo largo de la vida incluyendo las futuras consideraciones económicas y la posibilidad de que el seguro no cubra estos procedimientos o procedimientos relacionados con complicaciones.

Estudios complementarios

Los estudios que deben realizarse ante iniciar la consulta con el cirujano plástico son el examen físico por parte del mastólogo y el estudio complementario con la ecografía mamaria. En mujeres de mayor edad puede incluirse la mamografía y la resonancia magnética nuclear en aquellas con antecedentes de primer grado de cáncer de mama y que haya alguna duda diagnóstica con respecto a los otros estudios.

El cuidado con anticonceptivos hormonales no altera la evolución del procedimiento, y los cuidados posteriores se asemejan a los controles ya establecidos por edad y grupo de riesgo que tienen las pacientes sin estas cirugías.

Conclusiones

En forma creciente cada año muchas adolescentes se someten a cirugías de sus mamas para mejorar su apariencia física. Aunque la investigación sobre el impacto psicológico de estos procedimientos entre las adolescentes es escasa, existe evidencia de que esta población está en riesgo de sufrir dificultades psicológicas. Las adolescentes también tienen vulnerabilidades de desarrollo específicas que requieren una consideración cuidadosa de la madurez física, psicológica y cognitiva de cada una de ellas.

El momento adecuado es la necesidad individual dentro de un marco psicológico y familiar favorable. Los cirujanos plásticos deben evaluar cuidadosamente el entorno familiar, el conocimiento de cada adolescente sobre el procedimiento, las motivaciones y expectativas, así como la estabilidad psicológica antes de emprender un acto quirúrgico.

Referencias

  1. Bland, Kirby; Copeland, Edward. Fisiología de la glándula mamaria. Bland/Copeland III. La Mama. Capítulo 3. Buenos Aires. Editorial Médica Panamericana. 1993: 71-75.
  2. American Society of Plastic Surgeons Policy Statement: Breast Augmentation in TeenagersAvailable at: http://www.plasticsurgery.org/Documents/medical-professionals/health-policy/key-issues/Policy-Statement-on-Breast-Augmentation-in-Teenagers.pdf. Accessed October 2, 2012
  3. Cruz-Korchin N, Korchin L, González-Keelan C, Climent C, Morales I. Macromastia: how much of it is fat? Plast Reconstr Surg. 2002;109 (1):64–68. Disponible en: https://journals.lww.com/plasreconsurg/Fulltext/2002/01000/The_Axial_Nasodorsum_Flap.11.aspx
  4. S. Food and Drug Administration Breast Implants.Available at http://www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/ImplantsandProsthetics/BreastImplants/default.html. Accessed October 2, 2012
  5. S. Food and Drug Administration Breast ImplantsAvailable at: http://www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/ImplantsandProsthetics/BreastImplants/default.html. Accessed October 2, 2012
  6. Kuldeep Singh. Cosmetic Surgery in Teenagers: To Do or Not to Do. J Cutan Aesthet Surg.2015 Jan-Mar; 8(1): 57–59. doi: 4103/0974-2077.155091
  7. Steinberg L. Risk taking in adolescence: new perspectives from brain and behavioral science. Curr Dir Psychol Sci. 2007;16(2):55–59.
  8. McGrath M H, Schooler W G. Elective plastic surgical procedures in adolescence. Adolesc Med Clin. 2004;15(3):487–502.

Redes Sociales

Instagram IconOK    Facebook IconOK    Tik Tok

Otras Secciones

Comunidad

Usuarios Registrados

Contacto

Paraná 326, 9º "36"
Ciudad de Buenos Aires - República Argentina
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Tel.: (54-11) 4373-2002
WhatsApp
boton WA+54 9 11 6797 0986

(Respuesta de L a V de 12 a 18 hs.)